Información general

Niveles de Educación

Características de la etapa

En la etapa de Educación Primaria da comienzo la escolaridad obligatoria. En esta nueva etapa el alumnado se adaptará a un entorno diferente del de su hogar, con una disciplina que supondrá un reajuste interno importante en su comportamiento habitual. Asimismo, desde el principio, deberán saber que el objetivo principal de su asistencia al colegio es aprender, lo que puede crearles ciertas tensiones y obligará a los maestros y maestras a emplear estrategias metodológicas de atención personalizada.

En función de estos parámetros, la Educación Primaria cumple la importante misión de socialización y compensación, correspondiéndose con el inicio de la adquisición por el alumnado de destrezas instrumentales básicas (lectura, escritura y cálculo) y su aplicación al medio. Con el desarrollo de su heteronomía, hasta llegar a su autonomía personal, espacial y temporal, así como intelectual, social y moral.

Durante la etapa, poco a poco, se irán afianzando las destrezas básicas mediante técnicas de trabajo que faciliten su acercamiento al análisis de la realidad de una forma más racional y objetiva. Las tareas adquirirán una complejidad creciente que se verá facilitada por el aprendizaje cooperativo, iniciándolos en sus primeras experiencias autónomas. Todo este proceso requiere una adecuada atención a la diversidad, en función de las diferencias individuales y de los distintos ritmos de aprendizaje.

Sintéticamente, los rasgos evolutivo-madurativos y los aspectos psicopedagógicos de esta etapa de Educación Primaria son los siguientes:

Creciente capacidad de abstracción y nueva construcción de lo real

  • Posibilidad de un aprendizaje sistemático de códigos convencionales (lecto-escritura, cálculo, lenguaje musical, códigos de representación espacial y temporal, etc.) y su uso de forma fluida.
  • Capacidad para apreciar y disociar cualidades de los objetos y fenómenos (cantidad, longitud, distancia, peso, volumen, etc.).
  • Capacidad para construir abstracciones cuyo significado parte de su propia experiencia, aislando las cualidades de los objetos y estableciendo relaciones entre ellos mediante atributos, características y propiedades.
  • Posibilidad de un conocimiento cada vez más sistemático y elaborado (científico), no exclusivamente a través de la experiencia.
  • Desarrollo y afianzamiento progresivo de actitudes, como la curiosidad intelectual, la necesidad de observación y control de la realidad, el interés por la explicación, etc., que dan acceso al mundo científico.
  • - Construcción de un espacio y un tiempo objetivos y mensurables.

Lenguaje y autonomía

  • Despliegue de su total funcionalidad, dada la capacidad de análisis de la propia lengua y de reflexión sobre los productos lingüísticos, lo que mejora la comprensión y la expresión.
  • Dominio cualitativo de la coordinación lingüístico- psicomotriz (neuromotriz, perceptomotriz, óculo-manual, etc.).
  • Trasvase progresivo de la heteronomía a la autonomía intelectual, social y moral, lo que potencia la autonomía del propio aprendizaje.

Interacción social y autoconcepto.

  • Consolidación de la identidad.
  • Concienciación de las capacidades y limitaciones.
  • Aumento del control emocional.
  • Evaluación de la propia situación en el entorno.
  • Aceptación de las normas y del punto de vista de los demás.
  • Adaptación a la vida escolar.
  • Interacción con los demás.
  • Convivencia en grupo.
  • Aumento del autoconcepto, la autoestima y la eficacia.

En suma esta etapa debe proporcionar al alumnado:

  • La formación integral que facilite el desarrollo armónico de su personalidad.
  • La madurez necesaria correspondiente a esta etapa del ciclo vital.
  • El tratamiento adecuado de sus diferencias individuales.
  • La posibilidad de realizar un aprendizaje constructivo.
  • El conocimiento y el dominio personal y del medio básicos.
  • El dominio de las herramientas básicas instrumentales del conocimiento.
  • El desarrollo de la cognición-metacognición y la motivación (aprendizaje autorregulado).
  • La consolidación de su socialización y su autoestima.

Características del alumnado de Educación Primaria

Los aspectos más relevantes del alumnado en esta etapa, que van a condicionar de forma decisiva la intervención docente en el aula, son las siguientes:

Desarrollo afectivo

Primer ciclo

Segundo ciclo
  • Estabilizan el control emocional y asientan y mejoran sus sentimientos.
  • Inician su independencia respecto a los referentes más significativos, de camino hacia la autonomía.

Tercer ciclo

  • Adquieren una madurez relativa en el control emocional y en los sentimientos.
  • Culminan la independencia progresiva de los referentes más significativos e inician su autonomía real al finalizar este ciclo.

Desarrollo psicomotor

Primer ciclo

  • Consolidan el esquema corporal: tono, relajación y respiración.
  • Controlan las conductas motrices de base: postura, equilibrio y coordinación.
  • Asientan las conductas neuromotrices: lateralidad, paratonías y sincinesias.
  • Dominan las conductas perceptomotrices: estructuración espacial, estructuración temporal y ritmo.
  • Perfeccionan la psicomotricidad gruesa y la fina.

Todas estas variables son fundamentales para la consolidación de la madurez lecto-escritora, imprescindible para un aprendizaje eficaz.

Segundo cliclo

  • Conocimiento y dominio del esquema corporal.
  • Conocimiento y dominio de las conductas motrices de base.
  • Conocimiento y dominio de las conductas neuromotrices.
  • Conocimiento y dominio de las conductas perceptomotrices.
  • Conocimiento y dominio de la psicomotricidad gruesa y de la fina.

El dominio de la psicomotricidad va a permitir mejorar de manera sustancial la comprensión y la expresión de diferentes lenguajes, particularmente del escrito.

Tercer ciclo

  • Madurez en el conocimiento y en el dominio de la motricidad gruesa y fina, en el espacio y en el tiempo.
  • Madurez en el conocimiento y en el dominio de la psicomotricidad gruesa y fina, en el espacio y en el tiempo (conductas ligadas al esquema corporal, conductas motrices de base, conductas neuromotrices, conductas perceptomotrices y conductas ligadas al movimiento: agilidad, flexibilidad, precisión, fuerza, resistencia, velocidad, etc.).

Estos avances permiten explorar y tomar conciencia de las propias posibilidades motrices, psicomotrices, expresivas y lúdicas. En suma, del cuerpo de forma progresiva e integral, así como de las exigencias que plantean su cuidado y su desarrollo armónico.

Desarrollo cognitivo

Primer ciclo

  • Se encuentran en el estadio evolutivo-madurativo de su desarrollo intelectual de las operaciones concretas, lo que implica la necesidad de manipular (objetos, lenguaje, etc.) para la formación de conceptos y su categorización, aunque estos sean todavía muy elementales.
  • )Pasan de la inteligencia práctica-intuitiva a la operativa (diversidad y organización de operaciones), conociendo a través de su experiencia personal y cotidiana, evolucionando progresivamente hacia la lógica.
  • Hacen girar la realidad en torno a su persona y su actividad.
  • Detectan y manejan símbolos y signos, que les permiten aprender e incorporarse a los códigos convencionales.
  • Utilizan un pensamiento sincrético y analógico, relacionando los elementos por yuxtaposición, percibiendo globalmente la realidad, estableciendo analogías sin realizar análisis ni deducciones, procediendo inductiva e intuitivamente.
  • Adquieren progresivamente el pensamiento causal, lo que les facilita la explicación real de los hechos, liberándolos del subjetivismo y el egocentrismo, estableciendo el límite entre el yo y la realidad.
  • Manifiestan gran curiosidad intelectual; le interesa el porqué de las cosas.
  • Usan la repetición y la organización, las estrategias del lenguaje escrito (madurez), el estudio, la atención y la memoria.
  • Avanzan en el conocimiento de hechos (declarativo) y procesos (procesual).
  • Conceptualizan el número y sus operaciones.
  • Realizan clasificaciones y seriaciones.
  • Inician y desarrollan la descentración, la reversibilidad y la conservación.
  • Inician y desarrollan las operaciones aritméticas, lógicas, físicas (materia, peso y volumen), espaciales, temporales y cinéticas.
  • Inician y desarrollan la metacognición.
  • Desarrollan progresivamente la capacidad de observación.
  • Toman conciencia de la permanencia del objeto, de sus cualidades y de la importancia de sus cambios, lo que facilita el trabajo con nociones físicas y matemáticas, y con procesos cíclicos de transformación.
  • Mejoran la función de representación de sus pensamientos, ampliando la concepción del espacio y el tiempo, todavía de forma elemental.
  • Desarrollan funcionalmente el lenguaje, lo que determinará la estructuración de su pensamiento.

Segundo ciclo

  • Se encuentran en el mismo estadio evolutivo-madurativo de desarrollo intelectual, aunque cada vez necesitan manipular menos para formar conceptos y catalogarlos, se nota ya mayor nivel.
  • La inteligencia es cada vez más operativa y lógica.
  • La realidad pasa a ser más objetiva progresivamente.
  • Dominan el manejo de símbolos y signos de códigos convencionales, lo que favorece la capacidad de representación y el aprendizaje de la lengua escrita, la numeración, la representación espacial y gráfica, y la lectura de la imagen.
  • Pasan de la explicación por yuxtaposición (organizando y explicando la totalidad en fragmentos sin conexión coherente) a la lógica (por categorías socialmente elaboradas y facilitadas por los adultos).
  • Incrementan la capacidad de introspección, con lo que el pensamiento es cada vez más causal y comienza a ser más analítico y deductivo.
  • Experimentan un cambio cualitativo en el modo de organizar la realidad.
  • Manifiestan mayor curiosidad intelectual.
  • Consolidan la noción de conservación.
  • Observan cambios en situaciones y fenómenos del mundo físico y pueden describirlos, comparándolos y estableciendo relaciones de diferencias y semejanzas.
  • Afianzan la diferencia entre los hechos y fenómenos físicos y los psicológicos.
  • Exploran las características de los materiales que utilizan.
  • Utilizan cada vez mejor las estrategias del lenguaje, el estudio, la atención y la memoria comprensiva.
  • Mejoran sustancialmente su conocimiento, operando mejor de manera progresiva.
  • Desarrollan la metacognición a través de la autorregulación de su actividad.
  • Incrementan la capacidad lingüística, consolidando la lengua materna y ofreciendo la posibilidad de enseñarles una segunda lengua.

En general, se reafirman las adquisiciones del ciclo anterior y se potencian nuevos desarrollos que serán básicos para el siguiente ciclo, donde se culminará el período de las operaciones concretas, introductorio de las operaciones formales, que lleva a la autonomía personal.

Tercer ciclo

  • Culminan el estadio evolutivo-madurativo de las operaciones concretas, introduciéndose paulatinamente en el de las operaciones formales, lo que facilita el tránsito del mundo de lo concreto y de lo real al mundo de lo abstracto y de lo posible. Ello permite el desarrollo de las capacidades para construir abstracciones cuyo significado se origina en la propia experiencia, y para aislar las cualidades de los objetos y establecer relaciones entre ellos mediante atributos, características y propiedades.
  • Consiguen la madurez lógico-operativa e inician la especulativa, lo que facilita la posibilidad de un conocimiento cada vez más elaborado (científico), no solo a través de la experiencia.
  • Alcanzan la percepción objetiva, instrumental y especulativa de la realidad, desarrollando la curiosidad intelectual, la observación, el control de los procesos de intervención, el interés por la explicación rigurosa, la interpretación de los resultados, la generalización, etc.
  • Dominan símbolos y signos, aumentando sus posibilidades de aprendizaje sistemático (lecto-escritura, sistemas de numeración, lenguaje musical, códigos de representación espacial, etc.) y de su utilización (buscando y elaborando nuevas informaciones, reestructurando las que ya se poseen, relacionándolas con las conclusiones y construyendo el conocimiento de sí mismos, y del mundo que nos rodea).
  • Desarrollan las capacidades para apreciar y disociar las cualidades de los objetos y fenómenos (cantidad, longitud, distancia, peso, volumen, movimiento, etc.), lo que implica percibir y tomar conciencia de la realidad y la estabilidad de los objetos, sus cualidades y sus cambios; construir un importante conjunto de nociones físicas y matemáticas, y trabajar en la comprensión de los procesos de transformación y de la existencia y funcionamiento de regularidades y ciclos (del agua, de las plantas, etc.). En suma, culminan la etapa con la madurez de las capacidades que llevan al conocimiento y dominio de sí mismos esencial para poder conocer y dominar el mundo que nos rodea, facilitando la construcción de la autonomía en el propio proceso de aprendizaje.

Desarrollo de la personalidad

Primer ciclo

  • Consolidan progresivamente su autoconcepto, su autoestima y su eficacia.
  • Mejoran y estabilizan la estima de los demás. c) Definen el carácter.
  • Mantienen una sexualidad latente.
  • Adaptación progresiva a la escuela.

Construyen progresivamente su personalidad, partiendo de la toma de conciencia de sí mismos y de su estima y la de los demás.

Segundo ciclo

  • Asientan su identidad, estabilizando y mejorando las características del anterior ciclo: autoconcepto, autoestima, eficacia y la estima de los demás.
  • Regulan el carácter.
  • Desarrollan una gran capacidad de esfuerzo y entusiasmo.

Aumentan sus posibilidades, asentando y mejorando su autoconcepto, autoestima, eficacia y carácter.

Tercer ciclo

  • Consolidan su identidad, tomando conciencia y aceptando sus propias capacidades y limitaciones y la de los demás, dando solidez a su autoconcepto, autoestima y eficacia.
  • Dominan el carácter y controlan sus impulsos.
  • Inician la pubertad, con la maduración de los caracteres sexuales secundarios y la culminación de la madurez sexual.

En general, consolidan su identidad, dando paso al comienzo de la autonomía personal (de aprendizaje, intelectual, moral y social).

Desarrollo social

Primer ciclo

  • Profundizar en el conocimiento interpersonal (interés por las características de los demás) y las relaciones (yo comunitario = amigos).
  • Manifiestan un razonamiento y comportamiento moral diversificado.
  • Consolidan y amplían su proceso de socialización, relacionándose con los demás, respetando reglas, dialogando- escuchando y cooperando.
  • Se inician ciertos comportamientos autónomos dentro de la heteronomía que viven.
  • A través del juego pasan de la anomía a la heteronomía y a la autonomía.

Van pasando progresivamente del egoísmo propio de la etapa anterior al conocimiento, aceptación y relación con los demás.

Segundo ciclo

  • Se interesan por la cooperación y la participación.
  • Desarrollan la capacidad para aceptar el punto de vista de los demás (reducción del egocentrismo).
  • Descubren intereses comunes, relacionándose aún más con los demás, respetando las normas y tomando decisiones conjuntas.
  • Adquieren paulatinamente más autonomía.
  • Se integran progresivamente en otros ambientes sociales fuera del ámbito familiar.
  • El grupo de iguales comienza a ser muy importante para ellos.
  • A partir de intereses comunes, intensifican las relaciones con los demás, estableciendo lazos profundos de amistad.

Tercer ciclo

  • Se incrementa la interacción entre iguales y la convivencia en grupo: cooperando, participando y estrechando lazos de amistad.
  • Avanzan notablemente en el conocimiento, la empatía y la aceptación de los demás.
  • Aprenden normas y se desenvuelven con facilidad en sistemas de organización social.
  • Progresan en la construcción de una moral autónoma, asimilando sistemas de valores y creencias y desarrollando actitudes positivas.
  • El grupo de iguales adquiere su mayor relieve.

En general, se culmina la fase heterónoma con la inestimable ayuda del grupo de iguales básicos para la introducción y la construcción de la autonomía personal y social.

La Evaluación

La evaluación del proceso de aprendizaje del alumnado en esta etapa educativa será continua y global, tendrá en cuenta su progreso en el conjunto de las áreas del currículo y se llevará a cabo teniendo en cuenta los diferentes elementos del mismo.

La evaluación será continua en cuanto estará inmersa en el proceso de enseñanza y aprendizaje del alumnado con el fin de detectar las dificultades en el momento en que se producen, averiguar sus causas y, en consecuencia, adoptar las medidas necesarias que permitan al alumnado continuar su proceso de aprendizaje.

La evaluación tendrá un carácter formativo y orientador del proceso educativo y proporcionará una información constante que permita mejorar tanto los procesos como los resultados de la intervención educativa.

Criterios de Evaluación

El profesorado llevará a cabo la evaluación, preferentemente a través de la observación continuada de la evolución del proceso de aprendizaje de cada alumno o alumna y de su maduración personal. En todo caso, los criterios de evaluación de las áreas serán referente fundamental para valorar tanto el grado de adquisición de las competencias básicas como el de consecución de los objetivos.

El alumnado será evaluado conforme a criterios objetivos y se le darán a conocer los resultados de sus aprendizajes, para que la información que se obtenga a través de los procedimientos informales y formales de evaluación tenga valor formativo y lo comprometa en la mejora de su educación.

Criterios de Promoción en Educación Primaria

Al finalizar cada ciclo de la etapa y como consecuencia del proceso de evaluación, el equipo docente, de forma colegiada, decidirá sobre la promoción de cada alumno o alumna al nuevo ciclo o etapa siguiente. Para la adopción de la decisión se tomará especialmente en consideración la información y el criterio del tutor o tutora. Los padres, madres o tutores legales del alumnado pueden ser oídos para la adopción de la decisión de promoción.

El alumnado accederá al ciclo o etapa siguiente siempre que se considere que ha alcanzado el desarrollo correspondiente de las competencias básicas y el adecuado grado de madurez. Se accederá, asimismo, siempre que los aprendizajes no alcanzados no le impidan seguir con aprovechamiento el nuevo ciclo o etapa. En el caso de que un alumno promocione con áreas no superadas, el profesor deberá poner un plan específico de refuerzo. El seguimiento y recuperación en el siguiente curso corresponderá al profesor de área correspondiente.

Cuando no se cumplan las condiciones señaladas en el apartado anterior, el alumno o alumna permanecerá un año más en el mismo ciclo. Esta medida se podrá adoptar una sola vez a lo largo de la educación primaria y deberá ir acompañada de un plan específico de refuerzo o recuperación.